Exámenes, ¡arg!

¡Hola a todos!
Siento haber estado desaparecida estas dos semanas, pero es que a penas he tenido tiempo para pasarme por el blog. 
Justo en estos dos meses, enero y febrero, son los exámenes y la entrega de trabajos del primer cuatrimestre en la Universidad, así que probablemente hasta finales de febrero (los últimos exámenes los tengo la semana del 18) no creo que pueda pasarme mucho por aquí. 
En fin, la vida es lo que tiene. 
Sorry y espero que si tenéis también exámenes, que os salgan todos estupendamente. 
¡Un abrazo!

¿Quién besará primero a Dee?

¡Hola!
Sé que han pasado un par de semanas sin publicar, y como no quiero que penséis que he vuelto a desaparecer, he decidido darme una vuelta por aquí y haceros saber mis inquietudes.
Lo primero decir que he estado muy atareada con el primer parcial de estadística, para todos aquell@s que sean de letras como yo, comprenderán que no son fáciles las cosas cuando se trata de números. Y espero que mi esfuerzo, traiga buenas noticias. Ya os iré contando.
Lo siguiente, y por tanto, lo que más os puede preocupar es: que estoy atascada en el siguiente capítulo. Sé que es lo peor y lo más frustrante que le puede pasar a alguien que escribe. Y creedme, llevo desde que publiqué el especial Halloween liada con la escena sin poder sacar nada en claro. 
Así que he decidido pediros ayuda a vosotr@s.
Os voy a colocar las dos escenas, de todas las que se me han ido ocurriendo, que creo que tienen más papeletas para continuar la historia. Vosotr@s, como buenos lectores y colegas, tendréis que leerlas con detenimiento y con sinceridad contestarme cuál de ellas creéis que es la más acertada. (Acepto nuevas ideas y sugerencias o cambios en las escenas, pero me reservo el derecho de modificarlas a mi gusto). 
Primero os situaré. Tras un acontecimiento algo chocante, Phelan, Lope, Conall y Dee, por fin se conocen. Los tres primeros están algo desconcertados con lo que está pasando, pero no han tenido la oportunidad de hablarlo y mucho menos contárselo a Dee. Están cenando en casa de Thamar, cuando…
  1. El grupo de Silvester llega a la casa y empieza a gritar insultos, logrando que salgan de la casa y Conall pierda los estribos entrando en fase delante de todos. (Los lobos de mi historia sólo se transforman cuando es luna llena y los que están acoplados, que pueden hacerlo a su antojo). Dee del asombro se desmaya y cuando despierta se encuentra sobre ella a los tres chicos que intentan explicarle que lo que ha visto no es un sueño.
  2. Conall harto de la incertidumbre, saca a rastras a Phelan de la casa y empieza a pedirle explicaciones, pero en un momento dado acaban enrollándose  Lope y Dee les descubren, y entran todos en casa para explicarle a Dee la verdad y encontrar la forma de entender lo que está pasando.
Bien, eso es lo que tengo por ahora. Espero que seáis muchos los que contestéis. Si esto sale bien, puede que cuente con vosotr@s más adelante para otras cuestiones cómo esta.
E ir pensando en la pregunta que le da título a la entrada, porque dentro de nada pondré una encuesta acerca de quién de los tres chicos debería besar primero a Dee. 
Un saludo cariñoso.

Explicaciones y otras cosas

¡Por fin!
Eso es lo que probablemente estéis tod@s pensando. ¿Qué le habrá pasado a Ruby para que esté tanto tiempo apartada de su blog? ¿Por qué no publica? Os preguntaréis. Pues a eso voy.
Lo primero, es disculparse. Aunque las razones de mi ausencia han sido por fuerza mayor, y que se salían de mi control, debo decir que lo siento mucho y espero que no me lo tengáis en cuenta en el futuro. 
Ahora bien, no os asustéis. Toda la culpa la tiene mi ordenador. O debería decir, la base del ordenador. Y para l@s que les interese las desventuras de estas últimas semanas puede seguir leyendo. Para l@s que no, decir que entre mañana y el lunes publicaré el nuevo capítulo. 
Continuamos. Para l@s que han  decidido seguir conmigo, porque ¡diablos! queréis una explicación, gracias y quedaos tranquil@s porque nadie ha muerto. Si exceptuamos a mi base, por supuesto. 
Todo comenzó la segunda semana de septiembre. Como tod@s sabéis -l@s que me seguís desde el principio-, durante las dos primeras semanas de septiembre estaba en mis exámenes y decidí aplazar la escritura para poder estudiar. Para ello, aún no sé como, conseguí no encender el ordenador hasta que terminé el último de mis exámenes. 
Como os podéis imaginar, cuando llegué a casa tras el último examen lo primero que hice fue ir a encender mi amado ordenador. Allí estaba yo, ansiosa por escribir una entrada y continuar con la novela, cuando de pronto en la pantalla del ordenador empiezan a salir unos colores y rayas blancas. La base empieza a hacer unos sonidos extraños y ¡puff! Adiós ordenador, adiós historia, adiós todo
Sí, eso fue exactamente lo que pasó. Si a alguien le ha ocurrido lo mismo que a mi, comprenderá la rabia y la impotencia que siente una cuando ve que toda la información, programas, etc, que tenía en el ordenador se va al traste. Y por supuesto, todas las historias que tenía escritas, se borraron. 
Al llevarlo al técnico, éste intentó recuperar los archivos, ya que algunas veces el disco duro permanece intacto y lo que se fastidia es el ventilador u otra cosa. Pero había sido un fallo multiorgánico, por lo que fue imposible recuperar nada. 
Y ahí no acaba la cosa. Si algun@ vive en España -paso a decir que soy de Sevilla, ;)- y/o conoce la situación económica de nuestro país, sabrá que no es buena y que están rebajando sueldos, congelando pensiones, privatizando la seguridad social y la educación pública, y haciendo mil barbaridades más que ahora no vienen a cuento. El caso es que mis padres han tenido que pagar alrededor de 1.200€ en la matrícula de este año en la universidad. Donde, por cierto, también han subido las tasas. 
Así que no había dinero para comprar una nueva base. Y como la compañía había subido los precios del Internet  mis padres decidieron cambiar de operadora. De manera que he estado un mes y pico, sin ordenador y sin Internet. Por supuesto, he aprendido la lección y pienso guardar mis archivos en un pen drive y en bases de datos en Internet, a partir de ahora. En cuanto a la historia. He estado este mes intentando volver a reescribir lo que ya tenía y continuar un poco, pero en papel. Por lo que tengo que ir pasándolo poco a poco al ordenador. 
De forma, que aunque entiendo vuestras ganas y demás, os pido un poquito de paciencia más y que sigáis apoyándome en esta aventura que si bien no hay dragones ni brujas malvadas a las que enfrentar, hay problemas técnicos y de otra calaña. 
Un saludo afectuoso y gracias por seguir leyendo.

Erotic Ruby

Tras pensar y pensar he llegado a la conclusión de que quiero que me lean. Toda persona a la que le guste escribir en algún momento lo piensa. Tengo cuentos y escritos por doquier, de toda clase y condición, y me apetece la opinión de alguien más que la mía. Y cómo muchos escritores tienen un alias, ¿porqué no crearme uno?

Anoche me pasé más de tres horas buscando un seudónimo apropiado. Busqué en páginas de nombres, hice anagramas e incluso intenté una mezcla entre mi otro nick y mi nombre real. Nada funcionaba hasta que por pura casualidad di de lleno con Ruby. ¿Cómo no lo había pensado antes?
El rubí es la piedra de mi signo y además es de color rojo, mi favorito. De repente, el nombre de Ruby parecía perfecto para mí. Sólo quedaba encontrar un apellido que fuera sonoro y que me gustara.
Vervainsurgió poco después, y el alias “Ruby Vervain” nació tras horas de exploración frente a la pantalla del ordenador.
Una vez resuelto el problema del seudónimo, me encontré a mí misma en la ardua tarea de crear un lugar de acción: básicamente un blog y un correo. Podría haber utilizado alguno de los e-mails que ya tenía (que tengo unos cuantos), pero la necesidad de exclusividad me lo impidió. Y esa idea dio lugar a: rubyvervain@gmail.com.
El blog costó un poco más y aún estoy trabajando en él. Pero lo esencial está hecho.
El nombre, Erotic Ruby, no fue muy difícil de inventar. Es bastante descriptivo a mi parecer.
Así pues, tras las explicaciones pertinentes o no, Ruby Vervain hace su primera aparición en la red.
Llámenme Erotic Ruby.
Rubypara los amigos.